Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 13/11 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 13/11 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 13/11 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 13/11 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 13/11 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 13/11 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 13/11 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 13/11 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 13/11 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 13/11 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 13/11 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 13/11 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.

Las energías renovables, ¿el futuro del planeta?

Las energías renovables, ¿el futuro del planeta?
 
El girasol, ícono de las energías renovables por su enorme aprovechamiento de la luz solar, su uso para fabricar biodiésel y su parecido con el Sol. Wikimedia Commons

En momentos en que el cambio climático se ha vuelto una realidad que ya pocas personas cuestionan, se habla cada vez más de una revolución energética que remplazaría las energías fósiles por las renovables. ¿Cómo funcionan esas energías? ¿Serían suficientes para la producción energética que necesitan los países?

“Yo creo que hace falta una revolución energética”, dijo recientemente Ségolène Royal, la ministra francesa de Ecología, Medio Ambiente y Transporte. “¿Qué significa revolución? Significa cambiar un sistema que se está acabando, pero no sólo por eso sino porque es un sistema que está destruyendo al planeta. De manera que debemos, muy rápidamente, cambiar de sistema y remplazar las energías fósiles por las renovables. Y eso es lo revolucionario porque todas las normas económicas tradicionales cambiarán. Se va a necesitar mucho valor político para renunciar a la explotación de recursos fósiles. Es decir, donde hay carbón no se explota, donde hay petróleo no lo explotamos e invertimos en energías limpias, renovables”.

Con estas palabras, la ministra francesa de Ecología abogó por una economía verde, centrada en energías renovables. Pero ¿cuáles son las energías renovables del futuro?

El biogás y la biomasa, ¿energías del futuro?

“Los biocombustibles no son buenos porque analizando todo el ciclo de vida del biocombustible, el balance de carbono es negativo, al final emites más CO2, casi al mismo nivel que los combustibles fósiles actuales”, destaca José Luis de la Cruz Leiva, secretario de la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades (ASYPS).

Sin embargo, con otros combustibles como el biogás, un gas producido por la descomposición de materia orgánica, se haría un balance positivo porque “el biogás se generaría fundamentalmente a partir de residuos sólidos urbanos o residuos ganaderos”. Además, en relación al transporte, el biogás sería incluso más eficiente que los vehículos eléctricos, ya que se podría utilizar en camiones de gran tonelaje, sostiene José Luis de la Cruz Leiva.

Luis Jiménez Herrero, director del Observatorio de la Sostenibilidad en España, añade otra fuente energética renovable: la biomasa, es decir “las energías derivadas de los residuos orgánicos y de la masa forestal”.

Fábrica de biomasa en Utena, Lituania. Frédérique Lebel

“Puede haber cultivos agroenergéticos, específicos para hacer combustible. Existen incluso calderas específicas para las casas con lo que se llama los pellets de la biomasa”. Los pellets, elaborados a partir de aserrín natural seco, son un producto totalmente natural catalogado como biomasa sólida.

Esa fuente de energía “emite al quemarse, pero suelta lo que ya había atrapado en la masa forestal de carbono, por lo tanto es una emisión neutra en carbono”, concluye Luis Jiménez Herrero.

La generación solar fotovoltaica

Sin embargo, el sol y el viento continúan en el ‘top ten’ de las fuentes energéticas renovables. La fuente de energía solar más desarrollada en la actualidad es la energía solar fotovoltaica. Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER), explica que “es una tecnología en virtud de la cual se instalan paneles solares orientados hacia el sol, y captan los rayos de luz para transformarlos en energía eléctrica a través del inversor. Esa energía eléctrica se puede usar de dos modos: inyectándola a las grandes redes de transporte y consumiéndola en las ciudades, o auto consumiéndola en las casas, industrias, granjas agrícolas, donde se instalan esos paneles solares”.

Campo de paneles solares cerca de Andover, en el sur de Inglaterra. REUTERS/Toby Melville

Una de las críticas más comunes a la energía fotovoltaica es el alto coste de la inversión inicial. Miguel Ángel Martínez-Aroca considera que si bien era el caso antes, hoy en día “hay una reducción de esos costes de más del 80%, es la tecnología de generación eléctrica más barata, (…) pero esto gracias a la inversión que miles de ciudadanos en todo el planeta hicieron a unos altísimos costes en los años 2007 y 2008”.

Otro de los reproches a la energía fotovoltaica es que las placas solares no serían reciclables, cuando en realidad, subraya Miguel Ángel Martínez-Aroca, lo son “al cien por ciento”.

La energía eólica, otra gran energía renovable

La energía eólica, quizás la más extendida en el mundo, aprovecha el viento para producir energía. La sociedad española Iberdrola invitó a RFI a visitar uno de sus parques eólicos, El Romeral, cerca de Toledo.

Manuel Aguado, técnico del Romeral, explica que la energía eólica es ecológica prácticamente desde la fabricación de los aerogeneradores: “La mayor parte de los aerogeneradores está compuesta de acero: la torre y los componentes internos. El resto son componentes electrónicos y las palas son de fibra de vidrio”.

Sobre los pros y los contras de la energía eólica, el técnico asegura que “su ventaja principal es que es una fuente renovable, que no contamina, evitamos emitir CO2 en la atmósfera. En cuanto al impacto negativo, es un poco subjetivo para cada persona: hay gente que valora el impacto visual, el impacto sonoro, o el impacto en la biofauna, pero tenemos estudios que demuestran que el impacto es prácticamente nulo”.

Parque eólico en el Sinkiang, China. Wikipedia/Chris Lim

Iberdrola creó en el año 2003, en Toledo, el primer Centro de Operación de Energías Renovables (CORE). Desde allí, los técnicos de Iberdrola controlan de manera remota los aerogeneradores que tienen en España y en otros países fuera de Europa.

Así, indica Oscar García Pérez, responsable de Operación en el Centro de Operación de Energías Renovables de Iberdrola en Toledo, “el mismo problema en Guadalajara tiene el mismo tratamiento que un problema en un aerogenerador que está en México”.

El inconveniente con las eólicas es que producen energía solo cuando hay viento. Los días de poco viento y poca producción, se aprovecha para “hacer todos los mantenimientos, todas las medidas correctoras y preventivas, para que todas las instalaciones estén perfectas” para cuando venga el viento y haya que producir energía.

¿Hacia un futuro energético mixto?

El riesgo de carecer en un momento dado de alguna fuente energética es lo que mueve algunos sectores a preconizar un futuro energético mixto. “Si hablamos de la realidad actual, cualquier país desarrollado necesita una mezcla de generación variada y estable que tenga fuentes de energías renovables y fuentes de energías convencionales, porque es indispensable para los momentos en los que no tenemos viento o agua, tener una fuentes de energía alternativas que produzcan esa energía de la que no podemos prescindir ni a nivel doméstico ni a nivel industrial”, afirma Oscar García Pérez.

Pero sin duda, las energías renovables tendrán un lugar mucho más importante en el futuro: por ejemplo, en España, entre 2000 y 2015, se ha multiplicado por 12 la potencia eólica instalada.

Además, como lo subraya Miguel Ángel Martínez-Aroca, el presidente de ANPIER, presentan una cualidad muy significativa: “Lo más importante de la energía fotovoltaica y del resto de las renovables es que son autóctonas. La riqueza que generan se queda dentro de las fronteras del país. Ningún país tiene la necesidad de seguir trayendo petróleo, gas, plutonio, uranio, desde fuera de las fronteras, que compramos a países terceros a un altísimo coste energético”.

Esta evolución va a seguir, aseguran los expertos. En un mundo ideal, sin contaminación, las fuentes energéticas serán todas renovables.
 

  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. ...
  5. siguiente >
  6. último >
Los programas
 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.