Escuchar Descargar Podcast
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 25/03 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 25/03 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 25/03 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 25/03 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 25/03 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 25/03 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 25/03 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 25/03 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 25/03 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 25/03 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 25/03 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 25/03 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Sociedad

Alarmante informe de WWF sobre la contaminación por plástico

media De aquí al 2030, la cantidad acumulada de desechos en el océano podría duplicar. SEYLLOU / AFP

El informe de la organización ecologista WWF, titulado “Contaminación por plástico: ¿de quién es la culpa?”, revela este martes cifras aterradoras sobre la cantidad de desechos plásticos, que podría aumentar aún en un 41% de aquí al 2030.

El documento de unas 40 páginas difundido por WWF (World Wildlife Fund) no anda con rodeos. De aquí al 2030, la producción mundial de desechos plásticos podría aumentar en un 41%, y la cantidad acumulada de éstos en el océano podría duplicar. ¿La razón? Nuestro sistema de producción, de utilización y de eliminación del plástico, un “sistema deficiente en el que no se le considera responsable a ningún actor”.

La ONG se dice preocupada por esta dependencia del ser humano al plástico, un material que “contamina la naturaleza, pone en peligro la vida salvaje, penetra la comida que comemos y el aire que respiramos”. Para peor, no se hace nada para ponerle fin a esta adicción.

En 2016, la producción de plástico alcanzó 396 millones de toneladas, es decir 53 kilos por cada habitante del planeta, y generó emisiones de dióxido de carbono de alrededor de 2.000 millones de toneladas, cerca del 6% del total de emisiones del año. La mitad del plástico producido desde 1950 lo fue entre los años 2000 y 2016, y en su mayoría, se encuentra hoy en día bajo la forma de desechos.

Un “sistema deficiente”

La culpa es del sistema, subraya WWF. A los actores que sacan provecho de la producción y utilización del plástico, no se les pide pagar el costo de la contaminación. Así, “es menos costoso tirar los desechos en la naturaleza que gestionar su fin de vida”. Una ausencia de responsabilidad que condujo a la situación actual “de producción insostenible y contaminación creciente”.

WWF exhorta a todos los actores de la sociedad a llevar una 'acción colectiva'. AFP/Fred Tanneau

Los países ricos son en gran parte responsables de esta crisis mundial, enfatiza la ONG, puesto que “producen diez veces más desechos por persona que los países con pocos recursos, y exportan entre 10% y 25% de estos desechos”. Francia, por ejemplo, es uno de los mayores consumidores de plástico y uno de los peores alumnos europeos en materia de reciclaje: recicla sólo un 21% de desechos.

Es “posible” invertir la tendencia

Para desintoxicar al planeta de su adicción al plástico, WWF exhorta a todos los actores de la sociedad a llevar una “acción colectiva” para preservar “sus bienes comunes”. Esto pasa por “la reducción en un 28% de la producción de plástico en comparación con el año 2016, la eliminación progresiva del plástico de un solo uso, la colecta del 100% de nuestros desechos y el reciclaje del 60% de los desechos recolectados”.

Las soluciones para alcanzar esta meta ya existen pero tienen que ser “reforzadas”, reza el informe, con un mayor apoyo a la reutilización, la supresión de los aditivos tóxicos que frenan el reciclaje, y la búsqueda de alternativas viables.

Las pistas a seguir para cada actor

Con este informe, la ONG busca mostrar que todos, de alguna manera, somos responsables de la contaminación por plástico, y que por lo tanto, todos podemos actuar.

Así, pide a los gobiernos “negociar un tratado internacional jurídicamente vinculante” para ponerle fin a la contaminación en los océanos, un programa ambicioso que incluye el establecimiento de objetivos nacionales para favorecer la reducción, la reutilización y el reciclaje del plástico.

Las empresas deben por su parte “reducir el plástico excesivo e inútil, y comprometerse a comercializar productos reciclables”.

En cuanto a los ciudadanos comunes, además de limitar su propia utilización de plástico y obrar para el reciclaje, tienen que asegurarse de que los representantes de los gobiernos y las empresas actúen realmente para luchar contra la plaga de la contaminación por plástico.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.