Escuchar Descargar Podcast
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 11/12 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 11/12 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 11/12 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 11/12 14h00 GMT
  • 12H10 - 12H30 TU
    Resto del programa 11/12 12h10 GMT
  • 12H00 - 12H10 TU
    Informativo 11/12 12h00 GMT
  • 10H10 - 10H30 TU
    Resto del programa 11/12 10h10 GMT
  • 10H00 - 10H10 TU
    Informativo 11/12 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 10/12 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 10/12 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 10/12 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 10/12 21h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Cable de noticias

Se inaugura en Tayikistán la "vital" pero polémica presa más alta del mundo

Por AFP
media Vista general de la presa hidroeléctrica de Rogun, unos 100 km al noreste de la capital de Tayikistán, Dusambé, el 14 de noviembre de 2018 AFP

¿Proyecto "vital" o delirio de grandeza? Tayikistán inaugura este viernes la presa más alta del mundo en Rogun, deseada por las autoridades de este país pobre de Asia Central pese a las cuestiones económicas, ecológicas y geopolíticas que plantea.

Las obras de la presa de Rogun, inauguradas en octubre de 2016 por el presidente Emomali Rakhmon, muy apegado al proyecto, no han terminado, y este viernes solo se lanzará uno de los seis generadores que deben ser activados.

De aquí a diez años, producirá 3.600 megavatios, el equivalente de tres reactores nucleares de nueva generación, como los que vende el grupo ruso Rosatom en la región.

Para Tayikistán, que sufre un déficit crónico de alimentación eléctrica y numerosos cortes de corriente en invierno, la presa de Rogun es "vital", como repitió Rakhmon en varias ocasiones.

Vendida al grupo italiano Salini Impregilo por 3.900 millones de dólares (3.100 millones de euros), está situada a 100 kilómetros al este de la capital, Dusambé, y se convertirá, con sus 335 metros de altura --30 veces más que la presa china de Jinping I-- en la construcción más alta de este tipo en el mundo.

Se convirtió incluso en "un concepto de consolidación nacional", explicó a la AFP el investigador Abdugani Mamadzinov, que recuerda que el país lucha por sobreponerse de una guerra civil de cinco años que causó 150.000 muertos en la década de 1990.

Por ello, no sorprende que algunos propusieran bautizar a esta presa con el nombre de Emomali Rakhmon, al que sus detractores ya acusaron en el pasado de megalomanía.

- ¿Demasiado grande? -

Sin embargo, hay dudas sobre si Tayikistán necesita realmente esta presa. El país cuenta ya en Nurek (suroeste) con uno de los diques más importantes del planeta, puesto en marcha durante la época soviética, y algunos expertos temen que las autoridades hayan apuntado demasiado alto.

En el poder desde 1992, el jefe de Estado, de 66 años, inauguró en 2011 el "el mástil de bandera más alto del mundo" (156 metros). Dusambé presume también de contar con la biblioteca más grande de la región, la casa de té más grande del mundo y muy pronto con "el teatro más grande y bonito de Asia Central", según Emomali Rakhmon.

Estos proyectos, aunque fuesen desmesurados, no presentaban un riesgo ecológico. Pero Rogun está ubicada "en una zona de intensa actividad sísmica y varios estudios alertaron de los riesgos para una construcción tan grande como una presa", indicó por correo electrónico a la AFP Filippo Menga, profesor de geografía humana en la universidad de Reading (Reino Unido).

Los riesgos geopolíticos del proyecto, en una región desértica donde el acceso al agua es limitado, disminuyeron en cambio desde la muerte en 2016 del presidente uzbeko Islam Karimov. Este era un ferviente opositor a la presa, ya que su país, Uzbekistán, especialmente su sector agrícola y el cultivo del algodón, dependen del agua que viene de Tayikistán.

La amenaza era grande, pues Uzbekistán está más poblado y es más poderoso militarmente que Tayikistán, pero el sucesor de Islam Karimov, Shavkat Mirzioiev, se acercó a su vecino tayiko e inició una distensión inédita en las relaciones entre ambos países.

Por ahora, Rogun todavía se ve como un enorme sitio de construcción, una tierra rocosa que recubre los alrededores del poderoso río Vaksh, gracias al cual la presa producirá sus miles de megavatios.

El ingeniero jefe adjunto Sukhrob Ochilov, hablando ante los periodistas desde una plataforma que dominaba el conjunto, celebraba el miércoles el éxito del proyecto. "He esperado este momento. La inauguración de Rogun significa la construcción de nuevas fábricas, el progreso económico y trabajo para nuestro pueblo", declaró.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.