Escuchar Descargar Podcast
  • 12H03 - 12H30 TU
    Resto del programa 19/01 12h03 GMT
  • 12H00 - 12H03 TU
    Informativo 19/01 12h00 GMT
  • 10H03 - 10H30 TU
    Resto del programa 19/01 10h03 GMT
  • 10H00 - 10H03 TU
    Informativo 19/01 10h00 GMT
  • 23H10 - 23H30 TU
    Resto del programa 18/01 23h10 GMT
  • 23H00 - 23H10 TU
    Informativo 18/01 23h00 GMT
  • 21H10 - 21H30 TU
    Resto del programa 18/01 21h10 GMT
  • 21H00 - 21H10 TU
    Informativo 18/01 21h00 GMT
  • 16H03 - 16H30 TU
    Resto del programa 18/01 16h03 GMT
  • 16H00 - 16H03 TU
    Informativo 18/01 16h00 GMT
  • 14h10 - 14h30 GMT
    Resto del programa 18/01 14h10 GMT
  • 14h00 - 14h10 GMT
    Informativo 18/01 14h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Últimas noticias
  • Comenzó la décimo jornada de protesta en toda Francia de los "chalecos amarillos".
Cable de noticias

Denis Mukwege y Nadia Murad reciben el Premio Nobel de la Paz

Por AFP
media Los premios Nobel de la Paz 2018, la activista yazidí Nadia Murad y el médico congoleño Denis Mukwege, en Oslo el 9 de diciembre, en la víspera de la entrega del galardón AFP

El médico congoleño Denis Mukwege y la yazidí Nadia Murad, exesclava de los yihadistas convertida en activista, reciben este lunes el Premio Nobel de la Paz, una ocasión para denunciar la impunidad de la que goza la violación empleada como arma de guerra.

El ginecólogo, de 63 años, y la joven iraquí, de 25, serán recompensados por su compromiso contra las violencias sexuales en tiempos de conflicto, en una ceremonia que comienza a las 13H00 (12H00 GMT) en la Alcaldía de Oslo.

"La denuncia no es suficiente, es necesario actuar", instó Mukwege el domingo en una conferencia de prensa. "La transformación de los cuerpos de las mujeres en campo de batalla es un acto inadmisible en nuestro siglo", agregó.

Apodado "el hombre que repara a las mujeres", el ginecólogo cura desde hace 20 años a las víctimas de violencias sexuales en su hospital de Panzi, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), una región asolada por la violencia crónica.

Desde su apertura en 1999, la institución trató a más de 50.000 mujeres, niños e incluso bebés con los cuerpos magullados.

"La punta del iceberg --dice Denis Mukwege-- son las mujeres que han podido desplazarse hasta el hospital pero, a menudo, las hay que no pueden, o que no se han podido encontrar".

"Cuando ves a un bebé inocente sangrando con los órganos genitales desgarrados, te haces preguntas sobre la humanidad", reconoce.

Como miles de mujeres yazidíes, su colaureada, Nadia Murad, fue secuestrada, torturada y violada por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) tras su ofensiva contra esta comunidad kurdohablante del norte de Irak en 2014.

La joven logró escaparse --pero su madre y seis hermanos fueron asesinados--, se convirtió en embajadora de la ONU para la Dignidad de los Sobrevivientes de Trata de Personas y actualmente lucha por que las persecuciones a su pueblo se reconozcan como genocidio.

- "Que se haga justicia" -

"Este Premio Nobel no hará desaparecer la violencia ni los ataques a mujeres, mujeres embarazadas, niños, bebés, pero nuestro objetivo es que el premio abra puertas", declaró Nadia Murad el domingo ante la prensa.

"Ningún miembro del Estado Islámico ha sido enviado ante la justicia. Ya no están en Irak pero vemos que las violaciones continúan como arma de guerra", subrayó. "Realmente es necesario que se haga justicia en un momento u otro".

Aunque 4.300 yazidíes escaparon o fueron comprados al EI, aún están "desaparecidos" unos 2.500, según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Un equipo de la ONU debe comenzar a investigar sobre el terreno las atrocidades cometidas por los yihadistas en Irak a principios de 2019.

"Denis Mukwege es el ayudante que dedicó su vida a defender a estas mujeres. Nadia Murad es la testigo que habla de los abusos de los que fueron víctimas ella y otros", dijo la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, al anunciarse el premio, el 5 de octubre.

"Cada uno de ellos, a su manera, ayudó a dar mayor visibilidad a la violencia sexual en tiempos de guerra, para que los autores rindan cuentas por sus acciones".

Desde 2008, la resolución 1820 del Consejo de Seguridad de la ONU reconoce que estas violencias "pueden constituir un crimen de guerra, un crimen de lesa humanidad o un elemento constitutivo de crimen de genocidio".

Los dos laureados encarnan la lucha contra un flagelo planetario que va más allá del ámbito de los conflictos, como ilustra el movimiento #MeToo.

Este lunes se entregan también, en Estocolmo, los Premios Nobel del resto de disciplinas salvo el de Literatura, retrasado a 2019 debido --paradójicamente-- a un escándalo de violación que afectó a la Academia Sueca.

El premio consiste en una medalla de oro, un diploma y 9 millones de coronas suecas (880.000 euros, un millón de dólares).

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.