Escuchar Descargar Podcast
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 20/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 20/06 10h00 GMT
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 19/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 19/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 19/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 19/06 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 19/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 19/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 19/06 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 19/06 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 19/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 19/06 12h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Cable de noticias

Los guitarristas mexicanos Rodrigo y Gabriela dan un vuelco meditativo

Por AFP
media Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero del dúo mexicano Rodrigo y Gabriela antes de un concierto en el Hotel McKittrick en Nueva York AFP

Pocos titulares hablan de los guitarristas en los últimos años, en momentos en que el streaming favorece más al rap y el instrumento de los grandes maestros es celebrado menos en los escenarios y más en los museos.

Pero más de una década después de saltar a la fama mundial, Rodrigo y Gabriela, el dúo mexicano de guitarra clásica que recoge su inspiración del metal pesado o del flamenco y el folk, aún pisa fuerte: difundió recientemente su primer álbum en estudio en cinco años, "Mettavolution", que cosechó excelentes críticas, y se embarcó en una gira mundial.

Desencantados con la escena roquera de su México natal, Rodrigo y Gabriela, que fueron una pareja durante muchos años, se mudaron a Europa a fines de los '90 y se instalaron en Dublín, donde comenzaron a tocar en la calle y en pubs locales su fusión de metal con sonidos latinos.

En poco tiempo, el dúo -que utiliza solo guitarras acústicas con cuerdas de nailon para crear su estilo único, frenético, con acordes potentes y elementos de percusión- comenzó a ganar legiones de fans en Europa y Latinoamérica.

Tras el éxito instantáneo de su álbum epónimo en 2006 rápidamente ganaron fama mundial, y comenzaron a tocar en festivales de todas partes, incluso en la Casa Blanca para el presidente Barack Obama.

Su último disco es un álbum más melódico que los anteriores, un sonido que lograron primero escribiendo canciones completas con letra, antes de retirar la letra totalmente en un esfuerzo por ayudar a los fans a meditar con la música.

"Cuando éramos niños no sabíamos lo que era la ansiedad", dijo Rodrigo Sánchez tras bambalinas poco antes de que el dúo tocase en un show íntimo en el Hotel McKittrick de Manhattan, días después de presentarse en el Teatro Beacon, mucho mayor.

"No fue hasta literalmente hace un par de años que empezamos a entender más, porque la psicología comenzó a estudiar los efectos que la meditación podía tener en la ayuda para lidiar con las emociones", dijo el roquero acústico a la AFP, su pelo teñido de azul eléctrico.

Ambos están en la cuarentena, son ahora veganos y se interesan en el budismo y la evolución espiritual.

Sánchez dijo que el álbum evoca la reciente "toma de conciencia" de ambos, que los ayudó a darse cuenta de que "tocar música no es solo algo que hagamos porque nos gusta".

"Creo que es un servicio para la gente", dijo Sánchez. "Es cuando nos ponemos en contacto con el lado más profundo de nosotros mismos".

- "Lenguaje de emoción" -

Para Gabriela Quintero, "Mettavolution" -una palabra que el dúo inventó para fusionar elementos de meditación y evolución, y "metta" en sánscrito quiere decir compasión- también se trata de procesar ansiedades sociales de la era contemporánea, y cita el cambio climático, la inteligencia artificial o el desarme nuclear.

"Son grandes preocupaciones, y para nosotros es importante hablar" de ellas, dijo. "Musicalmente, aunque no tengamos palabras, tenemos la oportunidad de expresar esto... porque la música es el lenguaje de la emoción".

"Se puede expresar todo eso a través de la música, si se pone tensión en las notas", aseguró.

En su último álbum los hábiles artistas que reinventaron los sonidos palpitantes del rock pesado para instrumentos acústicos hacen exactamente eso con el épico "Echoes" de Pink Floyd, del álbum "Meddle" (1971) de la banda psicodélica.

Rodrigo y Gabriela son fieles a la surrealista e intimidante obra maestra de casi 20 minutos, al tiempo que adaptan sus giros surrealistas y ostinatos para permearlos con sus propios sonidos texturizados, que completan con los ya tradicionales golpes de percusión de Quintero en la guitarra.

"'Echoes' tiene este significado de verdadera conexión con tu propia humanidad, para poder conectar el resto del mundo con el resto de sus vidas", dijo Quintero a la audiencia en Manhattan, antes del show.

"Así que actualmente es más relevante que nunca, porque estamos en este momento de gran tecnología que nos mantiene tan conectados, pero no tan profundamente dentro nuestro", añadió.

La gira "Mettavolution" llevará al dúo de Los Angeles a Londres, pasando por Francia, con nueve fechas en ciudades como París, Montpellier, Toulouse y Nantes.

Tras su gira mundial el par dice que seguirá trabajando en nueva música pero también considera nuevas maneras de hacer giras y potencialmente de trabajar en musicales o películas.

Con el streaming, Sánchez dice que ya "no hay reglas" en la industria de la música: "Es diferente, podemos simplemente trabajar y difundir material cada día que queramos".

"Esperamos encontrar dos o tres cosas en las cuales podamos concentrarnos, y construir a partir de ahí y seguir tocando".

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.