Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 17/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 17/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 17/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 17/06 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 17/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 17/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 17/06 14h03 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 17/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 17/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 17/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 17/06 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 16/06 23h03 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Cable de noticias

El destino del gobierno de Italia se juega el domingo en las elecciones europeas

Por AFP
media Matteo Salvini sostiene un rosario durante el discurso que dio en la concentración de partidos europeos de ultraderecha celebrada el pasado 18 de mayo en Milán AFP/Archivos

¿Sobrevivirá o no? Es el interrogante del momento porque el futuro del gobierno italiano, afectado por las crecientes tensiones entre la Liga de Matteo Salvini y la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, depende del resultado de las elecciones europeas del domingo.

Unos comicios que podrían reforzar el poder del líder de la Liga, quien se presenta como el nuevo rostro de la ultraderecha europea: blanca, católica y enemiga de los migrantes.

"Se necesita un mago aquí para predecir el futuro", reconoció el experto en sondeos Antonio Noto, al ser interrogado sobre el futuro de la alianza Liga-M5E al poder desde junio pasado.

Las tensiones y peleas entre los dos partidos y en particular entre sus líderes, se avivaron en las semanas previas a las elecciones europeas, convirtiendo los comicios en un verdadero test para las dos formaciones.

Para la mayoría de los analistas italianos, así como para la patronal, los sindicatos y los partidos de oposición, los dos partidos medirán sus propias fuerzas en las elecciones del 26 de mayo.

Salvini, con una fuerte ventaja en los sondeos, quiere arrasar para así imponerse ante su aliado. Dos opciones tendría en ese caso: romper la alianza y forzar elecciones o reclamar más poder ante el nuevo escenario.

Según los últimos sondeos, el equilibrio entre los dos partidos va a cambiar completamente.

La Liga pasaría del 17% obtenido en 2018 al 32%, aunque en las últimas dos semanas ha perdido puntos, lo que no puede ser confirmado porque la ley prohíbe toda divulgación los últimos 15 días de campaña.

El M5E liderado por Luigi Di Maio, sufriría por su parte un revés histórico, pasando del 32% en las legislativas a un decepcionante 20%.

- El choque entre aliados -

Para revertir esa tendencia, los antisistema se han movilizado y optaron por aumentar los ataques contra la Liga, sacaron a relucir escándalos de corrupción de sus líderes, nació un movimiento silencioso de protesta desde ventanas y balcones con pancartas contra las duras medidas antimigración de Salvini.

Una táctica que debería debilitar a su aliado y a la vez rival. "Si los resultados confirman el nivel actual de apoyo para los partidos de derecha, Salvini probablemente se verá tentado a retirarse más pronto que tarde", comentó a la AFP Agnese Ortolani, analista de la Unidad de Inteligencia de The Economist.

"El escenario más probable es que se desencadene una crisis gubernamental a fines de este año o principios de 2020", asegura.

Para algunos observadores, si la ultraderecha sale fortalecida en los comicios europeos, la imagen internacional de Salvini se consolida y se abre la posibilidad de que quiera formar un gobierno con sólo partidos de derecha, comentó el analista de Eurasia Group, Federico Santi.

"¿La Liga pide votos para las elecciones europeas o para provocar una crisis de gobierno el lunes por la mañana?", se interrogó esta semana Di Maio.

"Pido votos para cambiar a Europa. El lunes, el gobierno vuelve a trabajar con serenidad", respondió a distancia Salvini.

El líder derechista no precisó si en el caso de un eventual triunfo de la Liga exigirá la controvertida aprobación de una bajada de impuestos como piden sus votantes del norte de la península, lo que los antisistema no ven con buenos ojos.

El choque entre los socios populistas además ha complicado la economía, que registra graves problemas de crecimiento.

El líder ultraconservador se enzarzó también en una pelea con la jerarquía de la Iglesia católica tras invocar en una manifestación en Milán la protección de Dios, La Virgen y los santos para ganar las cruciales elecciones para renovar el parlamento europeo.

Salvini no ahorra elogios para Benedicto XVI y Juan Pablo II, ejemplos para él de pontífices positivos en una clara crítica al papa argentino Francisco, conocido por su defensa de los migrantes.

Una estrategia que preocupa al pontífice ante el avance en el viejo continente de un catolicismo soberanista, agresivo y antiislámico.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.