Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 25/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 25/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 25/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 25/06 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 25/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 25/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 25/06 14h03 GMT
  • Emission espagnol 14h00 - 14h03 tu
    Informativo 25/06 14h00 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 25/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 25/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 25/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 25/06 10h00 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Cable de noticias

El primer rival de Nadal: detractor de Trump y con problema auditivo

Por AFP
media El alemán Yannick Hanfmann devuelve la pelota al estadounidense Ryan Harrison, en partido de la segunda ronda del torneo de Brisbane, el 4 de enero de 2018 AFP/Archivos

Yannick Hanfmann, un alemán de 27 años desconocido para el gran público, será el lunes el primer rival de Rafa Nadal en esta edición de Roland Garros. Un jugador peculiar, con un problema auditivo desde la infancia y crítico con la política de Donald Trump.

Profesional desde 2015 y subcampeón del torneo de Gstaad (Suiza) en 2017, Hanfmann ocupa un discreto 185º puesto en la clasificación ATP y disputará apenas su segundo partido en el cuadro principal de un Grand Slam.

El duelo ante Nadal será posiblemente el más especial hasta ahora en su vida, por el escenario y el rival, pero su problema de audición, explicó a la prensa alemana, le ayuda a mantenerse aislado y a construir una burbuja que le ayuda a concentrarse.

"Puede tener sus ventajas en la pista. Una pista central llena de espectadores no me afecta", explicó al diario Bild.

"Tengo un aparato auditivo pero no funciona realmente. A veces mi problema molesta porque no todo el mundo lo sabe. Alguien puede llamarme por mi nombre y si no reacciono pueden preguntarse qué pasa conmigo", apunta.

En lo que no está aislado Hanfmann es en lo referente al mundo que le rodea. Ha estudiado Relaciones Internacionales y sigue de cerca la actualidad.

No tiene problemas en hablar de política en entrevistas y se ha mostrado especialmente crítico con la política del presidente estadounidense, Donald Trump, en la cuestión migratoria.

"Al haber viajado mucho con el tenis he conocido mucha gente y muchas culturas diferentes. Eso me hace difícil comprender por qué alguien como Donald Trump quiere deportar extranjeros. Es una lástima que tengamos esos problemas en el mundo. A nuestra sociedad le falta respeto, aceptación y un poco de armonía", opina en su entrevista con Bild.

Su compromiso social llega al punto de que se ha propuesto dedicar parte del dinero que obtenga en sus premios en el tenis a una causa que le interesa especialmente, la ayuda a una reserva natural para guepardos en Sudáfrica.

Sus ganancias de este año, en el que apenas ha jugado, son muy pequeñas antes de Roland Garros, de apenas 3.600 dólares. En París se ha asegurado al menos 46.000 dólares, aunque caiga en la primera ronda.

Unas cifras muy lejanas a las de su rival Nadal, que en los primeros meses de 2019 acumuló ya en premios 3,7 millones de dólares.

- Precedentes londinenses -

Hanfmann, nacido en Karlsruhe pero con residencia en Múnich, pasó al profesionalismo hace apenas cuatro años. Estudió en Estados Unidos y ayudó a la Universidad del Sur de California a ganar dos títulos nacionales.

Su discreta posición en el ránking, 185º, hace que parezca improbable que pueda poner en apuros a Rafa Nadal, rey de la tierra batida y que nunca falló en sus estrenos en París.

Sin embargo, Nadal tiene precedentes de decepciones importantes en grandes citas ante jugadores que estaban fuera del 'Top 100', como le pasó contra el belga Steve Darcis y el alemán Dustin Brown en Wimbledon.

Contra Darcis fue en la primera ronda del torneo inglés de 2013, cuando su rival era 135º, mientras que ante Dustin Brown cayó también en la hierba del All England Club, contra el entonces 102º en la segunda ronda.

"El problema con Dustin Brown es que si juegas mal, pierdes con cualquiera", admitió Nadal el viernes en una conferencia de prensa en París.

"En 2015 estaba jugando mal. Es normal perder contra un jugador peligroso en hierba. También perdí con Darcis en 2013. Forma parte del deporte. Cuando juegas mal, normalmente pierdes", subrayó.

Hanfmann tendrá que confiar por lo tanto en un mal día de Nadal para hacer temblar los cimientos de Roland Garros.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.