Escuchar Descargar Podcast
  • 23h13 - 23h30 GMT
    Resto del programa 17/06 23h13 GMT
  • 23h00 - 23h13 GMT
    Informativo 17/06 23h00 GMT
  • 21h13 - 21h30 GMT
    Resto del programa 17/06 21h13 GMT
  • 21h00 - 21h13 GMT
    Informativo 17/06 21h00 GMT
  • 16h13 - 16h30 GMT
    Resto del programa 17/06 16h13 GMT
  • 16h00 - 16h13 GMT
    Informativo 17/06 16h00 GMT
  • 14h03 - 14h30 TU
    Resto del programa 17/06 14h03 GMT
  • 12h13 - 12h30 GMT
    Resto del programa 17/06 12h13 GMT
  • 12h00 - 12h13 GMT
    Informativo 17/06 12h00 GMT
  • 10h13 - 10h30 GMT
    Resto del programa 17/06 10h13 GMT
  • 10h00 - 10h13 GMT
    Informativo 17/06 10h00 GMT
  • 23H03 - 23H30 TU
    Resto del programa 16/06 23h03 GMT
Para disfrutar plenamente de los contenidos multimedia, necesita instalar el plugin Flash en su navegador. Para poder conectarse, debe activar las cookies en los parámetros de su navegador. Para una navegación óptima, el sitio de RFI es compatible con estos navegadores: Internet Explorer 8 y +, Firefox 10 y +, Safari 3 y +, Chrome 17 y + etc.
Cable de noticias

En Francia, las europeas reeditan el duelo Macron-Le Pen

Por AFP
media El presidente Emmanuel Macron deposita su voto para las elecciones europeas en la urna de un colegio electoral de Le Touquet, al norte de Francia, este domingo 26 de mayo Pool/AFP

Enemigo declarado del populismo, Emmanuel Macron hizo de las elecciones europeas en Francia un duelo con la extrema derecha de Marine Le Pen, un juego peligroso debido a la impopularidad del presidente, debilitado por seis meses de protestas de los "chalecos amarillos".

La Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, extrema derecha) amplió su ventaja en los últimos días antes de los comicios y llegó al domingo con un 25% de intención de voto, y la República en Marcha (LREM, partido presidencial) el 22,5%, según el último sondeo de Harris Interactive/Epoka publicado el viernes.

Marine Le Pen se acerca así al resultado que logró en las últimas europeas de 2014, en las que obtuvo cerca del 25%, y que permitió a la ultraderecha del por entonces Frente Nacional (FN) reivindicar el lugar de "primer partido" de Francia.

El duelo es una repetición de las presidenciales francesas de 2017, en la que Macron se impuso en balotaje ante la hija del histórico líder de la derecha radical Jean-Marie Le Pen, quien había logrado llevar a su partido a la misma instancia en 2002 ante Jacques Chirac.

Insistiendo en la "amenaza" de la ultraderecha y el populismo, Macron instó a los electores a elegir entre el voto anti-Macron y el "bloqueo a Le Pen", como ocurrió dos años atrás.

"Las semillas del éxito del FN en 2014 están ahí: movilización del electorado de Marine Le Pen de la presidencial de 2017, una certeza de voto elevado entre los electores de la AN y la nacionalización de la elección que permite instalar el voto AN como voto +anti-Macron+", analiza para la AFP Frédéric Dabi, directo general adjunto de Ifop.

- El espectro de la reprobación -

Es el primer test electoral para Macron desde las legislativas de 2017, en las que había aplastado a los partidos tradicionales de derecha e izquierda.

Se trata también de la primera cita en las urnas tras la crisis social de los "chalecos amarillos", la peor del mandato Macron, que hundió su popularidad (27%, según el ultimo sondeo disponible).

Por ello, más allá de las cuestiones europeas, Marine Le Pen ha aprovechado para convocar a un referéndum "anti-Macron".

De su lado, el presidente no ha cesado de dramatizar lo que está en juego en estas elecciones y participó activamente en el cierre de campaña, con un resultado incierto.

"La campaña europea se transformó en una prueba nacional", juzga el diario Le Figaro. Los presidentes franceses se han implicado a menudo en las europeas "pero Emmanuel Macron ha batido todo los récords", analiza el diario.

"Su presencia en primera fila hace de las europeas un referéndum sobre su persona", concluye el periódico de derecha.

"Es un referéndum sobre él y su visión de Europa", dijo el estadounidense Steve Bannon, uno de los principales estrategas del campo populista.

Pero mostrándose como el enemigo de los populistas, y en particular de Le Pen, Macron cayó en una trampa: la de hacer del triunfo de su partido sobre la ultraderecha el tema central de las europeas.

"La estrategia de Macron de exponerse puede tener un efecto búmeran terrible: la gente va a estar tentada de manifestar su odio a Macron", advierte Jérôme Sainte-Marie, presidente de Pollingvox, en una entrevista con la AFP.

Un triunfo de la AN sería percibido como un rechazo del jefe de Estado.

En los últimos días, una parte de la mayoría presidencial parece haber comenzado a prepararse. Un resultado "cercano" al de Macron en la primera vuelta de las presidenciales de 2017 (24%) sería ya un "proeza política", indicó el ministro de Economía, Bruno Le Maire.

"De los resultados dependerá la capacidad de Emmanuel Macron de continuar lo que él llama +la transformación del país+", advierte el diario Le Monde, para el que un fracaso provocaría probablemente una reestructuración en el gobierno.

Pero el riesgo es aún mayor. "Perder estas elecciones europeas en su propio país para alguien tan proeuropeo es también una desaprobación para su propia credibilidad", estima Sébastien Maillard, director del Institut Jacques Delors.

 
Lo sentimos, el tiempo de conexión disponible para esta operación se ha terminado.